ASOCOLDEP

Algunos beneficios de los deportes de equipo para los niños

El deporte es fuente de salud para todos, desde los más pequeños a los mayores. Pero en los niños, además, fomenta valores de igualdad, compañerismo, además de potenciar su forma física, evitar la obesidad y trabajar en grupo.

Beneficios para la salud a nivel físico, pero también mental, ya que aprenden empatía, a gestionar emociones positivas y negativas, a afrontar retos… cualidades del deporte infantil que serán necesarias en la vida adulta y que forman grandes personas. Pero hay más.

Los 7 beneficios del deporte en equipo para los niños

Luchar contra la obesidad infantil: con unos horarios escolares y de trabajo de los padres cada vez más extensos, son pocos los niños que acuden al parque a jugar como se hacía antes. Por eso entrenar varios días a la semana y el fin de semana jugar con su equipo es una buena manera de estar activos físicamente, quemar calorías, fortalecer los músculos y huesos, aumentar la inmunidad… y crear hábitos de vida saludable basados en el deporte y la vida al aire libre.

Equipo y cooperación: participar en un equipo, sea del deporte que sea, fomenta el compañerismo, la empatía, relaciones personales con otros compañeros que no son necesariamente los mismos que en clase; los niños muestran empatía, sentimientos de solidaridad, y se llegan a poner en el lugar del otro. Sentimientos positivos para una vida emocional, amplia, ya que conocerán a niños de otras zonas de la ciudad, con otras características y personalidades.

Respeto: el respeto a los profesores ya lo tienen, ya lo conocen, aprender a respetar a los entrenadores jugando, es otro reto. Además de aprender que todos son importantes en el equipo, desde el que más juega, al que menos posibilidades tiene.

Tiempo para todo: cuando los niños son más pequeños el tiempo parece ilimitado. A medida que crecen, ser capaz de organizarse para ir al colegio, hacer los deberes, estudiar, y tener tiempo para el deporte, es algo que les vendrá muy bien para su vida adulta. Se puede hacer de todo, si se sabe organizar y gestionar el tiempo a la perfección. Y la familia forma parte de ese momento único.

Apoyo en el colegio: el deporte no es sólo una vía de escape para muchos niños que no encuentran la motivación adecuada en el estudio, puede ser también el apoyo clave para superar momentos difíciles y ser capaces de unir obligación y diversión de una manera conjunta. El trabajo de profesores, entrenadores y padres es clave.

Manejar la frustración: un mal día, una mala jornada escolar, pueden olvidarse con un buen partido. El estrés desaparece cuando se hace ejercicio, la mente se libera y se centra en otra actividad, por eso el deporte es la mezcla perfecta para gestionar el trabajo escolar y los problemas familiares que los niños puedan tener.

Aprender de la decepción: es importante aprender a perder, aprender a entender situaciones tal vez que no son justas, y que a veces el esfuerzo tiene una recompensa que no sabemos comprender. Las derrotas enseñan más que las victorias, y gestionar esas emociones serán muy importantes para su desarrollo de adultos. Y hacerlo rodeado de amigos y compañeros, un buen entorno de apoyo, fundamental. Aprenden persevarancia, esfuerzo y, sobre todo, a nunca dejarse por vencidos y luchar más por sus sueños.

 

Leave a comment

This site uses Akismet to reduce spam. Learn how your comment data is processed.