ASOCOLDEP

El reto actual de los docentes de mantenerse informados

En el mundo, la docencia es reconocida como una de las profesiones más importantes e influyentes de la sociedad, debido a su impacto en la calidad de la educación y en la formación para el desarrollo de la convivencia y la ciudadanía, según lo indica la Organización de las Naciones Unidas para la Educación, la Ciencia y la Cultura (Unesco). Solo en Colombia, según cifras oficiales, hay cerca de 320.000 educadores.

Por su parte, el Banco Mundial reveló, en un informe sobre desarrollo mundial, que la educación influye en el crecimiento económico individual y colectivo, ya que con cada año adicional de escolarización los ingresos de una persona pueden aumentar del 8 % al 10 %. Además señala que la educación de calidad da mejores herramientas a los jóvenes para enfrentarse al mercado laboral, que, en la actualidad, es más competitivo.

Uno de los factores relevantes para dar educación de calidad es el fomento de pensamiento crítico y reflexivo en los jóvenes y niños. Así lo estableció el método pedagógico Filosofía para niños, creado por Matthew Lipman en 1969. Su método es usado en más de cincuenta países, entre ellos Colombia. Lipman decía que “no se propone convertir a los niños en filósofos profesionales, sino desarrollar y mantener viva en ellos una actitud crítica, creativa y cuidadosa del otro”.

Teniendo en cuenta esta metodología y su aplicación en el plan de estudios dirigido a jóvenes y niños en el país, se hace clave el papel de los docentes en este aspecto. Por eso es primordial que estén informados de todos los acontecimientos relevantes del territorio nacional e internacional, porque de esta forma pueden contextualizar y relacionar los conocimientos que imparten en las aulas con los hechos que son noticia y, así, fomentar espacios y actividades como, por ejemplo, debates en las clases para impulsar el pensamiento crítico y reflexivo.

“Un maestro informado tiene la capacidad de mantener al día a sus estudiantes. La posibilidad de actualizarnos nos permite utilizar la información para dinamizar las clases y darle un propósito”, indicó Manuel Guillermo Hernández, docente de la Corporación Universitaria Minuto de Dios.

A escala mundial, las formas de comunicación han cambiado por la llegada de las nuevas tendencias tecnológicas y los dispositivos móviles, razón por la que los docentes y directivos han tenido que asumir el reto de integrar a sus métodos de enseñanza el aprendizaje digital, la enseñanza por internet y el manejo de una segunda lengua.

Una investigación realizada por Tigo-Une y la Universidad Eafit a finales de 2018 mostró que los niños de 9 a 16 años gastan en promedio tres horas y 31 minutos diarios en internet; por eso, los educadores tienen el desafío de incluir los medios de comunicación y las nuevas tecnologías en todos los niveles de aprendizaje, usándolos como una herramienta que promueve la equidad y el desarrollo de competencias ciudadanas y laborales, que brindan mayores posibilidades de desarrollo a los estudiantes menos favorecidos.

“El maestro del siglo XXI tiene que aprovechar la tecnología para sintonizar su mensaje y estrategias didácticas con sus estudiantes. Por ejemplo, tomidigital.com ha sido pensado para facilitar el rastreo de contenidos educativos interactivos y mejorar la experiencia didáctica en el aula al desplegarlos; así mismo, automatiza y hace divertido el proceso de evaluación y apoyo al maestro en el análisis y la toma de decisiones de las métricas de aprendizaje. La tecnología debe asegurarse de hacer más fácil la vida de los maestros, al mismo tiempo que aumenta su efectividad en el aula”, dice Juan Manuel Lopera, CEO y fundador de Aulas Amigas y Tomi Digital.

Por los cambios que han venido surgiendo debido al uso de las nuevas tecnologías, para los estudiantes y los maestros es primordial que se apliquen acciones desde los gobiernos para que se dé una adecuada integración e implementación de acciones, que ayuden a actualizar los centros de estudio y a sus docentes. Por eso, el Ministerio de Educación Nacional tuvo en cuenta la política pública internacional “Estándares de competencia en TIC para docentes”, creada por la Unesco en 2008 para hacer un documento que buscaba orientar a los maestros sobre los cambios que genera en la enseñanza el uso de las TIC, conocido como “Apropiación de TIC en el desarrollo profesional docente”.

Pero, hasta 2013 Mineducación creó una política pública llamada “Competencias TIC para el desarrollo de la profesión docente”, que establece competencias que deben potencializar los maestros en esa área.

Por su parte, Hernández aseguró que “las aplicaciones digitales ayudan a dinamizar las clases, además de acercarnos a nuestros estudiantes que son nativos digitales. Para establecer un diálogo asertivo con ellos, debemos motivar e interesar a los estudiantes durante todo el proceso, y con las aplicaciones digitales logramos hacerlo”.

Es conveniente que los profesores entiendan e implementen herramientas digitales y tecnológicas como televisor, computador, radio, proyector de video, YouTube, Wikipedia y redes sociales, entre otros, con el objetivo de que no solo dicten las clases sino que los conviertan en factores claves para el diseño del currículo. A esto se debe sumar el consumo de información noticiosa.

 

Fuente: El Espectador

Leave a comment

This site uses Akismet to reduce spam. Learn how your comment data is processed.