ASOCOLDEP

¿Cómo mejorar la convivencia familiar en la cuarentena por el nuevo coronavirus?

Una mujer italiana toca la flauta en su balcón. Un hombre mayor que vive con ella se acerca, gritando que deje de tocar. Golpea la flauta con un envase de plástico, tumbando el instrumento al piso. Comienza una pelea. Este video fue difundido en redes sociales, y aseguran que se grabó durante la cuarentena en Italia por la expansión de la COVID-19. Diana Rísquez, jefa del servicio de psiquiatría del Hospital Universitario de Caracas, dice que muestra cómo se afecta la convivencia en el confinamiento. Sus efectos también se sienten en Venezuela, donde se aplica la cuarentena nacional desde el lunes 16 de marzo de 2020. Una mujer contó en Twitter que ha escuchado a sus vecinos gritar que no soportan a sus hijos y gritan que no los quieren ver. Otra usuaria dijo que estaba cansada de explicarle a sus padres, de más de 60 años, que no debían salir de casa.

“Al comienzo nos parece divertido, vemos una oportunidad para descansar de la rutina diaria. A medida que pasan los días, nos invade la incertidumbre sobre cuánto tiempo durará la medida, si alcanzará el dinero, y las preocupaciones por las medicinas y alimentos”, dice la psicóloga Susana Obediente Strauss, especialista en terapias familiares. En casa, se mezclan los miedos y ansiedades de cada miembro del hogar. Se afectan unos a otros. La psicóloga Loreany Carpio explica que el estrés puede generar “irritabilidad hacia las personas con las que vivimos, sentimientos de soledad y apatía, o cansancio por la inactividad”. La educadora Vida Gaviria, coach familiar y autora del libro Vida en familia, dice que cada persona enfrenta la situación de una manera diferente. “Identifiquemos qué es lo que más nos funciona. Para algunos, mantener una rutina parecida a la de la vida cotidiana los ayuda. A otros les funciona dedicarse a aquellas cosas que generalmente posponen porque, precisamente, siempre se quejan de falta de tiempo”.

Reunimos aquí las recomendaciones de la psiquiatra Diana Rísquez, las psicólogas Susana Obediente Straus y Loreany Carpio, y de la coach familiar Vida Gaviria para cuidar la salud emocional de los miembros del hogar y mejorar la convivencia.

¿Qué puedo hacer para manejar mi estrés?

  • Identificar los pensamientos que le generan malestar. “Ese es el punto de partida, conocerte y reconocer cuándo y por qué estás sintiendo determinada emoción y luego actuar sobre el motivo y no sobre el sentimiento en sí”, dice la psicóloga Susana Obediente. Debemos recordar que mantener la cuarentena es algo que hacemos por el bien común.
  • Buscar pruebas de realidad y datos confiables. Revisar los hechos consultando la información que ofrecen los expertos calificados, como los médicos, las autoridades sanitarias o científicas de su país y del mundo (por ejemplo, los reportes de la Organización Mundial de la Salud).
  • Dosificar el consumo de la información diaria. Estar permanentemente conectado no le hará estar mejor informado. La psicóloga Loreany Carpio recomienda hacer un horario para el uso de las redes sociales. “Utilizar solo una o dos horas y solo seguir a una o dos cuentas de fuentes calificadas. Si no quieres recibir cadenas de WhatsApp puedes decirle a la persona que las envía, de manera respetuosa, que no deseas recibir ese tipo de contenido”.
  • Apagar el celular por un momento. La psiquiatra Diana Rísquez nos invita a desconectarnos completamente por unas horas. “Los seres humanos estamos muy claros de que tenemos que relacionarnos con los otros para poder sobrevivir. Ahora nos enfrentamos a un mensaje contrario para nuestra supervivencia y las redes son nuestra forma de estar conectados con el exterior. Pero podemos apagar el teléfono de vez en cuando para controlar la avalancha de información”.
  • Mantener las rutinas o generar una nueva ajustada a la realidad. La psicóloga Susana Obediente explica que “las rutinas permiten dirigir nuestra atención hacia un momento u objeto determinado, lo que contribuye a disminuir la angustia”. Se recomienda mantener horarios para trabajar, descansar, asearse y comer; sobre todo porque cuando estamos en casa solemos comer de forma compulsiva y desordenada.

¿Cómo manejar las emociones intensas y la irritabilidad entre los miembros de la familia?

  • Asumir el miedo para evitar el pánico. “Es una emoción natural, pero no podemos dejar que nos controle o sobrecoja. El miedo sano me permite protegerme, me hace proactivo y dispuesto a cuidar también a los demás”, explica la psiquiatra Diana Rísquez.
  • Comunicarse de forma clara. Rísquez recomienda a las familias sentarse a hablar sobre la situación actual y sobre lo que sienten. “Todos deben tener derecho a opinar y a preguntar, incluyendo niños y personas mayores”.
  • Escuchar al otro. Comunicarse para entender sus necesidades, no para reprocharle ideas o sentimientos. Establecer tareas juntos y formas de colaborar. “Esto hay que hacerlo desde el amor, mostrar que el otro nos importa. No es igual decir ‘¡estás haciendo todo mal!’ a preguntar ‘¿podrías ayudarme?’”, dice Rísquez.
  • Hacer actividades juntos, como compartir una ronda de juegos de mesa, lecturas en grupo o la preparación de alguna receta nueva.
  • Respetar los momentos de soledad. No podemos hacer todo juntos. Cada miembro del hogar tiene intereses que desea desarrollar, necesita espacios para relajarse, o incluso debe atender tareas de teletrabajo.
  • ¿Qué hacer si hay discusiones o malentendidos?
    • Asumir que pueden ocurrir. “No podemos dar por sentado que como se trata de la familia todo saldrá bien”, dice la psiquiatra Diana Rísquez. Explica que entre las etapas que experimentamos en el confinamiento están la negación y la proyección de las emociones. Podemos comenzar a ver la culpa en otro o sentir rabia. “Hay que tomar en cuenta que al estar juntos por varios días podemos tener conflictos, y si en una familia hay ciertos resentimientos o resquemores, que también son parte de la convivencia, van a salir en el confinamiento. Sabiendo esto, hay que buscar maneras de manejarlo”.
    • Tomar distancia cuando nos sentimos ofuscados. Comprender que la familia estará junta en un solo lugar por mucho tiempo, y es mejor evitar que las discusiones se agraven.
    • Tomar un momento para relajarse. La psiquiatra Diana Rísquez recomienda respirar profundamente, el tiempo que la persona necesite. Una vez que se sienta más calmada, estará más dispuesta a resolver la discusión sin alterarse.
    • Aprovechar la tecnología que está a nuestra disposición para aprender ejercicios de meditación.

    ¿Cómo ayudar a un familiar que siente mucho miedo o estrés?

    • Evitar hablar constantemente sobre el nuevo COVID-19.
    • Informar a sus familiares de manera realista. No distribuya información no verificada sobre la nueva enfermedad.
    • No mentirle a los niños ni a las personas mayores que viven con usted. Hablar con claridad sobre lo que ocurre y por qué es importante quedarse en casa. No es recomendable calmarlos diciendo que no pasa nada y que todo está en orden. Eso los confunde, porque pueden ver que la realidad es otra. Puede leer las recomendaciones para padres aquí y consejos para ayudar a las personas mayores haciendo click aquí.

    ¿Cómo combatir el aburrimiento y la apatía?

    • Aprovechar la oportunidad para hacer actividades que le gusten, pero a las que no puede dedicar mucho tiempo en su vida cotidiana. Por ejemplo, leer libros, ver películas o series, hacer ejercicio.
    • Aprender algo nuevo y aprovechar la tecnología para ver tutoriales de manualidades, pintura y oficios en YouTube.
    • Llamar a familiares y amigos que han migrado y a los que pocas veces les dedicamos tiempo.
    • Mantener las rutinas diarias en casa.
    • Recuperar viejas costumbres, como ver una película en familia o sentarse a comer todos juntos.

    ¿Cómo pueden las parejas fortalecer su relación?

    • Compartir tiempo de calidad, pero dejar espacio para actividades individuales.
    • No tomar decisiones definitivas, la cuarentena es pasajera. “En momentos de crisis perdemos la perspectiva. Hay conflictos. Hay que tener cuidado con pensar que la pareja no funciona o que usted quiere irse de la casa”, dice la psiquiatra Diana Rísquez.
    • Compartir el cuidado de los niños. “Si se tienen niños pequeños, hacer equipo para atenderlos y luego poder tener un rato a solas; bien sea para lectura, estudiar, hacer ejercicio, meditar, hacer contacto con familiares que están lejos”, explica la psicóloga Susana Obediente.

    ¿Qué hacer para mantener a los niños y niñas activos? 

    • Jugar en familia. “Abramos espacio para el juego juntos, que los niños tengan una actividad lúdica fuera de la pantalla”, dice Vida Gaviria. 
    • Vigilar que no pasen muchas horas frente a la computadora o con el teléfono inteligente, expuestos a todo tipo de noticias e información, muchas de ellas alarmistas o falsas. 
    • Incluirlos en actividades de la casa, invitándolos a participar de forma divertida. Vida Gaviria propone ordenar juntos los espacios de la casa e incluso enseñarles a preparar alguna receta.
    • Animarlos a hacer tareas escolares, sin exagerar. “Quizá al comienzo del confinamiento estemos muy ansiosos por mantener a nuestros hijos conectados con actividades académicas, pero en unos días nos daremos cuenta de que imitar la estructura escolar es más retador de lo que pensábamos”, dice Gaviria. El niño o niña puede dividir su tiempo y participar también de juegos y distracciones.

    ¿Cómo hablar con el adolescente de la casa?

    • Comprender que es normal que intenten llevar la contraria y que quieran diferenciarse de sus padres.
    • No desesperarse e invitarlos a cooperar. “Hay que entrarles desde el afecto, no con el tono restrictivo. Decirles que comprendemos que quieren ser diferentes, pero que en esta situación de emergencia necesitamos que colaboren con nosotros para poder protegerlos”, recomienda la psiquiatra Diana Rísquez.¿Qué hacer si tengo un familiar que vive solo?

      La psicóloga Susana Obediente recomienda:

      • Mantener contacto permanente con ese familiar por llamada, videollamada o mensajes de voz y texto.
      • Buscar la forma de que esta persona pertenezca a un chat o grupo de vecinos que puedan apoyarlo en caso de una emergencia.
      • Asegurar que tenga provisiones, en la medida de las posibilidades.
      • Invitarle a que permanezca ocupado en sus actividades del hogar.
      • Procurar que tenga una distracción, ya sea en televisión, manualidades, u otra cosa que le agrade.

      Medidas de prevención: no deje de practicarlas

      La recomendaciones principales de la Organización Mundial de la Salud son:

      • Lavar las manos con agua y jabón con frecuencia, o usar gel desinfectante con una base de alcohol de al menos 60%.
      • Evitar tocarse la cara con las manos.
      • Cubrirse al toser o estornudar con la parte interna del brazo.
      • Evitar el contacto con personas infectadas.
      • Mantenerse al menos a un metro de distancia de otras personas en lugares públicos.
      • Evitar actos públicos con asistencia masiva.
      • Desinfectar las superficies con las que se tiene contacto frecuentemente.

Leave a comment

This site uses Akismet to reduce spam. Learn how your comment data is processed.