El valor del mindfulness en la vida personal. profesional, estudiantil y familiar como apoyo emocional a la institución educativa

 

El auge del mindfulness en el entorno educativo.

Lissi Sánchez explica que cada vez son más los padres y  profesores que han oído hablar de los beneficios del mindfulness, y desean formarse en esta práctica para poder enseñarla a los niños. El término está en boca de todos útimamente, ¿pero cuál es el objetivo primordial de esta técnica?

En su opinión, el mindfulness desarrolla la habilidad de prestar atención al momento presente, lo que permite reconocer los pensamientos y emociones que emergen en nuestra mente y cuerpo a cada instante. Numerosos estudios científicos han demostrado que cuanto más presente está una persona en su vida, más se reducen su reactividad y nerviosismo. Además, esta práctica aumenta la curiosidad vital y la paz interior.

Esta experta señala que «los niños de hoy suelen ser inquietos y dispersos. A algunos les cuesta conciliar el sueño, otros están incluso estresados. También suelen tener problemas a la hora de relajarse o pasar un rato sin hacer nada. Sus cabezas están sobrecargadas por la cantidad de impulsos que perciben. ¿Cómo se les puede enseñar a relajarse y a dejar de dar vueltas a las cosas? ¿Cómo fomentar su atención para que se concentren en lo que hacen? ¿Y cómo ayudarles a que aprendan a escuchar sus propias emociones para gestionarlas mejor?».

En su opinión, el mindfulness desarrolla la habilidad de prestar atención al momento presente, lo que permite reconocer los pensamientos y emociones que emergen en nuestra mente y cuerpo a cada instante. Numerosos estudios científicos han demostrado que cuanto más presente está una persona en su vida, más se reducen su reactividad y nerviosismo. Además, esta práctica aumenta la curiosidad vital y la paz interior.

Esta experta señala que «los niños de hoy suelen ser inquietos y dispersos. A algunos les cuesta conciliar el sueño, otros están incluso estresados. También suelen tener problemas a la hora de relajarse o pasar un rato sin hacer nada. Sus cabezas están sobrecargadas por la cantidad de impulsos que perciben. ¿Cómo se les puede enseñar a relajarse y a dejar de dar vueltas a las cosas? ¿Cómo fomentar su atención para que se concentren en lo que hacen? ¿Y cómo ayudarles a que aprendan a escuchar sus propias emociones para gestionarlas mejor?».

«La aplicación del mindfulness en el entorno educativo ha tenido un desarrollo muy importante en la última década. Hasta hace relativamente poco se pensaba que esta práctica era demasiado difícil e «intelectual» para los niños, pero estudios recientes han resaltado su eficacia en niños desde los 4 o 5 años de edad, ya que son capaces de desarrollar a su manera una vida interior profunda» detalla Sánchez, que continúa expliacando que «si el mindfulness es bueno para cualquier cerebro en pleno desarrollo, ¿por qué no facilitar este proceso lo máximo posible? Éste es el reto al que actualmente se dedican un creciente número de instituciones académicas, profesores y psicólogos infantiles de todo el mundo».

Beneficios de esta práctica en los niños:

 

-Mejoran su atención, concentración, creatividad y rendimiento académico.

-Aprenden a autoregular sus emociones y se sienten más seguros.

-Aumentan su capacidad de introspección: ven mas claramente lo que sucede en su interior y exterior.

-Desarrollan la paciencia, la compasión y la alegría por el bienestar propio y de los demás.

Steve Jobs, cofundador de Apple, la practicaba para tomar decisiones. El director de cine David Lynch la considera una fuente de energía, creatividad y felicidad. Otros famosos como Oprah Winfrey, Arianna Huffington y Anderson Cooper son adeptos, y detrás de ellos hay miles de personas, desde deportistas hasta militares de alto rango del Pentágono que la integraron a su vida para relajarse y enfocarse. En la reunión de Davos de 2013 se ofreció una sesión de Mindfulness para los empresarios más poderosos del mundo. Multinacionales como General Motors, Reuters y bancos como Credit Suisse o HSBC, así como Google o Apple, la utilizan para mejorar la productividad. Muchos otros lo hacen con fines médicos. Se calcula que en 2007 los estadounidenses gastaron más de 4.000 millones de dólares en esta técnica como alternativa a la medicina tradicional.

El éxito de Mindfulness se debe a que Kabat-Zinn seleccionó solo los ejercicios más efectivos de la meditación budista, desechando los elementos religiosos, y los empaquetó con ese nombre, que en español significa conciencia plena. “Hizo a esta meditación más psicológica que espiritual”, dice el psiquiatra Ariel Alarcón, de Real-lax, una empresa que ofrece cursos de Mindfulness. Ello permitió su entrada a la práctica médica pues al no tener tintes religiosos podía aplicarse a todos los pacientes. Además de esto, Kabat-Zinn le dio un soporte científico que le hizo ganar prestigio. En los primeros estudios, por ejemplo, el experto observó que con la técnica sus pacientes reducían los niveles de dolor crónico o mejoraban las enfermedades psicosomáticas, como la psoriasis. Ahora, hay más de 500 estudios publicados sobre esta práctica y en casi todos se observan beneficios no solo para calmar la ansiedad sino para la depresión, el trastorno bipolar y el cáncer.

La diferencia entre Mindfulness y la meditación tradicional es que se lleva a cabo en cualquier momento o lugar, no hay que adoptar una posición de flor de loto ni poner la mente en blanco. En la primera etapa se le pide a la gente que observe lo que sucede en la mente, tanto las imágenes sensoriales, como los pensamientos, sin detenerse a pensar ni hacer juicios. Lo más probable es que aparezcan ideas cargadas de emoción, como por ejemplo, la angustia de terminar un proyecto.

Descargar:

Aplicación del mindfulness en el proceso de enseñanza-aprendizaje en Educación Primaria
Por Elena Redero García.

REDERO GARCIA, ELENA

 

Mas información:

Click Aquí

Click Aqui