ASOCOLDEP

Jornadas escolares más llevaderas

Pese a la alternancia, en el 2021 la virtualidad aún juega un papel protagónico en la educación.

La educación tradicional siempre ha estado marcada por la acción de asistir a una institución educativa, donde hay profesores con pedagogía, más estudiantes para socializar y una planta física para correr, jugar o desarrollar un sinnúmero de actividades que exige el hecho de estudiar. Sin embargo, estos escenarios se han visto bastante afectados por motivo de la pandemia que recientemente azotó al mundo entero.

Para este nuevo año, la situación es algo alentadora, pues recientemente han salido a flote los anuncios de vacunas como alternativa para combatir y mitigar los impactos del virus, situación que ha dado una nueva luz de esperanza.

No obstante, el retorno a las aulas educativas aún es incierto, puesto a que tomar la decisión de volver un 100 por ciento a la presencialidad, se convierte en una tarea bastante difícil. Así pues, lo más acercado hasta el momento es la alternancia, un modelo donde si bien podrá retornar a esos espacios presenciales para ciertas actividades, otras las deberá realizar desde casa con apoyo de las TIC.

Es por ello que teniendo aún como protagonista a la virtualidad en las jornadas escolares, es preciso conocer algunos de los factores a tener en cuenta para que estas sean mucho más llevaderas.

¿Cómo lograrlo?

“En nuestra experiencia, sabemos que la educación virtual ha sido un gran desafío para todas las familias, especialmente la de los niños de menores edades. La virtualización de la educación implicó en su momento, que los padres estuvieran acompañando a sus hijos, haciendo seguimiento de las tareas y monitoreando que no perdieran la concentración tras pasar mucho tiempo en el computador”, anota Jairo Augusto Rey, CEO de Redcol, red de colegios privados de Colombia.

Al mismo tiempo explica que de la mano con sus aliados en innovación educativa, Reimagine Education Lab, en Redcol se lograron identificar unas buenas prácticas que sin duda harán las jornadas mucho más llevaderas tanto para los estudiantes como para los padres de familia. Estas son algunas de las que menciona el CEO:

– Trabajo conjunto entre padres de familia, colegios y docentes para fomentar y desarrollar el aprendizaje autónomo de los estudiantes. Esto es fundamental para sacar el mayor provecho de las actividades asincrónicas (aquellas tareas que dependen del estudiante).

– Establecer horarios y reglas para crear una rutina que permita a los estudiantes dividir su tiempo de acuerdo con las obligaciones escolares, tareas y ocio.

– La educación virtual necesariamente debe estar acompañada de procesos transversales como el acompañamiento psicoemocional y el soporte tecnológico para apoyar a los estudiantes y padres de familia que lo requieran. Esto es algo que hemos hecho en los Colegios Redcol y que ha funcionado bien para todos.

– En relación con lo anterior, es importante mantener una estrecha comunicación entre padres de familia, estudiantes y docentes para identificar alertas tempranas de posibles malestares emocionales, buscando con ello intervenir en toda acción que pueda atentar contra el proceso y la evolución del aprendizaje desde casa.

De manera similar Aleida Ordoñez, docente licenciada en pedagogía infantil, comenta que dentro de los puntos más importantes, está tener una comunicación efectiva entre padres de familia y docentes, ya que en últimas, la educación es un proceso que depende de ambas partes, y aunque se debe velar por un aprendizaje autónomo, involucrar a los papás siempre será necesario, pues además de tener un alto grado de responsabilidad en los procesos de aprendizaje, son quienes influyen en las acciones de sus hijos y toman decisiones significativas en el hogar.

“Hacer pausas activas también resulta fundamental, esto en función de relajar la mente, descansar un poco de la jornada y recargar energías. No es bueno que la jornada se haga de largo y sin ningún tipo de pausa, pues tanto el cuerpo como la mente pueden sentir el cansancio y después de un determinado tiempo, el nivel de concentración y atención habrá disminuido sustancialmente” agrega la docente.

Otro punto relevante según Ordoñez, es contar con un lugar apartado de distracciones como el ruido de la calle, la sala de televisión, de juegos etc, y por supuesto que este escenario cuente con los elementos necesarios que básicamente serán un computador, escritorio, silla y agendas para hacer anotaciones, entre otros que pueden variar según el nivel que se esté cursando. La concentración es un componente muy importante para que el aprendizaje se dé de manera eficaz y sin mayores complicaciones.

Con la experticia del caso

Desde hace algunos años, antes de que la pandemia obligara a migrar esos escenarios presenciales a la virtualidad, un considerable número de familias en el mundo ya habían optado por este modelo educativo desde casa, conocido como ‘homeschooling’, claro que con notables diferencias metodológicas y en los ritmos de trabajo , no obstante , contar con los tips de una mamá ‘homeschooler’ ayudará en la tarea que ahora es muy similar a la que hace muchos años ella viene desarrollando y se le ha dado de manera satisfactoria.

Este es el caso de Andrea Agudelo, madre de tres pequeños que son educados en casa. Desde su experiencia afirma que para que esta sea una práctica satisfactoria, “es necesario compartir tiempo con el niño, involucrarse en sus gustos e intereses, observar mucho lo que le gusta hacer y de allí sacar conclusiones sobre cuál sería la mejor forma de hacerlo, ya que hay muchas formas de educar en casa, no solamente debemos pensar en un colegio virtual, podemos hacerlo con o sin currículum”.

De igual manera, Agudelo explica que se debe tener claro que los hijos no son un recipiente al que debo llenar de información, lo más importante del ‘homeschooling’ es compartir tiempo y aprender en familia. “No hay que pensar en la educación en casa como ‘traerse el colegio para la casa’ porque cada niño tiene un estilo de aprendizaje diferente y no todos tiene un estilo académico”, agrega.

Respecto a cómo no sobrecargarse con las tareas del hogar y encima la tarea que traduce el hecho de tener a los hijos recibiendo clases en casa, Agudelo hace énfasis en que la organización es vital y hacer una lista de prioridades ayudará de manera sustancial; por otro lado, el hecho de repartir el trabajo de manera proporcional también resulta fundamental para no sobrecargar a una sola persona, aquí pueden colaborar hasta los más pequeños.

En ese mismo punto, el CEO de Redcol interviene asegurando que con la evolución de la pandemia es posible darse cuenta del desafío que viven los padres de familia y por tanto desde la experiencia de los Colegios Redcol se hacen las siguientes recomendaciones:

– Crear rutinas en las que las actividades de los hijos estén claramente definidas, buscando que con el tiempo los niños tengan una ruta clara de sus obligaciones en el día sin necesidad de que los padres de familia lo estén recordando todo el tiempo.

– Es importante que los padres fomenten la formación autodidacta de los niños y, sobre todo, confiar en su capacidad de autoaprendizaje. Para ello hay que evitar ‘hacer las tareas’ de los hijos o acompañar las clases online por miedo a que se desconcentren.

· También debe fomentarse cierto criterio de responsabilidad en los niños. No solamente debe ser su rol responsabilizarse de las actividades académicas, sino también apersonarse de otras actividades que puedan realizar (según su edad) como por ejemplo: tender la cama, ordenar su cuarto, ordenar su espacio de estudio, tener el computador y los libros listos antes de clase, sacar sus propias onces, etc.

“Estas prácticas también podrán aliviar el trabajo de los padres de familia en la educación de sus hijos, el cuidado de la casa y sus actividades laborales remuneradas”, concluye Rey.

Fuente: El tiempo.com

Leave a comment

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.