ASOCOLDEP

Características de una persona con éxito profesional

¿Qué es el éxito profesional? Lo cierto es que no hay una sola respuesta. Para algunos será alcanzar un puesto alto en la empresa, habrá quien considere que está en función del salario que logra y otros muchos pensarán que se basa en la satisfacción de dedicarse a aquello en lo que tiene vocación. Probablemente es la suma de varios factores. Sea como fuere, de lo que no hay duda es que tener características personales y profesionales y desarrollar algunas competencias clave es básico para alcanzarlo. Te contamos cuáles son las principales.

Características de una persona con éxito profesional

El éxito es una combinación de percepción propia, de consideración de las personas con las que trabajamos y de factores objetivos. De lo que no cabe duda es que el primero de estos factores, la percepción propia, resulta esencial para cualquier empleado. Así lo indica este informe de Pew Research, que señala que para más del 60% de las personas de entre 18 y 34 años tener éxito en una carrera profesional, y que además esté bien remunerada, “es una de las cosas más importantes de su vida”.

Las capacidades y conocimientos de cada persona son esenciales para alcanzar ese éxito. Pero existen ciertos atributos que coinciden en los trabajadores que han triunfado en su carrera. Algunos de ellos son innatos. Pero todos, de alguna u otra manera, se pueden trabajar. Aquí te dejamos las principales características de una persona con éxito.

Es responsable

El éxito está relacionado con la capacidad de tomar decisiones y asumir las consecuencias de las mismas. Si una empresa está constituida por trabajadores que actúan en torno a objetivos e intereses comunes, los empleados de mayor éxito son aquellos que trabajan de forma comprometida en función de los mismos sin obviar la responsabilidad que tienen ante sus compañeros.

Tiene capacidad de liderazgo

En una estructura de organizaciones cada vez más horizontales, aquellas personas que son capaces de motivar a los compañeros y valorar quiénes están más preparados para realizar determinadas tareas suelen ser mejor considerados y se sienten más satisfechos con su propia labor.

Muestra una actitud emprendedora y autonomía

La tecnología ha cambiado la forma de trabajar. En la mayor parte de los casos, todos tenemos la capacidad de decidir y aportar conocimientos propios. A menudo, dejarse llevar es fácil, pero no genera valor añadido ni favorece la autoestima del trabajador. La autogestión y la búsqueda de soluciones de manera proactiva mejora la autoestima y la percepción por parte de los demás. Una autonomía, por cierto, que no es ajena a la necesidad de pedir apoyo cuando se necesita.

Sabe comunicar de forma persuasiva

Cualquier actividad entre dos o más personas se produce a través de la comunicación. Las personas capaces de persuadir con la forma en que comunican son capaces de activar a otros individuos y generar una sensación de unión clave en todos los sectores profesionales. El compromiso, la motivación y cumplir los objetivos parten de la capacidad de comunicación.

Aporta creatividad

Ofrecer soluciones innovadoras que contribuyan a resolver problemas complejos o, simplemente, a activar o revolucionar nuevas oportunidades de negocio es siempre un valor diferenciador. Eso sí, para que una persona creativa pueda considerarse exitosa ha de ser también una buena capacidad comunicadora. Conseguir llamar la atención de quienes deciden y estimular a quienes van a desarrollar los proyectos innovadores es clave para que esa creatividad sea aprovechada.

Sabe reaccionar ante las adversidades

El éxito está vinculado a impedir que las contrariedades nos paralicen. En el día a día pueden ocurrir muchas situaciones inesperadas que sean negativas para nosotros o para la empresa. Hay que ser capaz de tolerar la frustración y aprender de lo que no ha salido bien. Los profesionales que pueden ver una salida y un aspecto positivo en la adversidad tienen mucho más cerca el éxito. Entre otras cosas porque siempre son capaces de aprender de los errores y de las interacciones con otras personas.

Aprendizaje continuo

Precisamente aprender es una demanda inexcusable de la sociedad actual. La transformación digital exige conocer nuevas herramientas y métodos de trabajo ignorados por muchos. Pero no solo eso, sino que la evolución de tecnologías como el big data y la inteligencia artificial está implantándose en las empresas y ya forma parte de la cotidianeidad de muchas de ellas. Las personas que tienen la inquietud de formarse en todas estas novedades y tienen la mente abierta para saber cuáles son las tendencias están un paso por delante. Ellas son, hoy más que nunca, muy necesarias para las empresas.

El éxito es un concepto subjetivo. Pero, cada cual a su manera, cualquier profesional quiere alcanzarlo en su carrera. Existen algunas características que son innatas, pero otras se pueden desarrollar. Alcanzar la satisfacción personal en nuestro puesto de trabajo es el principal objetivo para todos.

Leave a comment

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.