ASOCOLDEP

Las habilidades comunicativas que todo emprendedor debe tener

Saber comunicar no es solo una característica esencial para un político o figura pública. Todos los que tienen que guiar o gestionar un equipo deben saber motivar a sus miembros y empujarlos a creer en sus ideas. Y esto se logra especialmente a través de la comunicación. Esto es especialmente válido para aquellas personas que se lanzan a un nuevo proyecto empresarial.

La comunicación para un emprendedor no va dirigida solamente a los empleados, sino también a todas las partes interesadas, desde los inversores hasta los proveedores y los clientes. Un emprendedor necesita que otros hagan realidad su visión y primero debe ser capaz de comunicarla. Esta habilidad invaluable es también lo que anticipa el éxito de un proyecto.

Desafortunadamente no es una habilidad tan común. Según el ‘Harvard Business Review’, el 69% de los gerentes se siente incómodo a la hora de comunicarse con sus empleados y el 57% de los empleados lamenta no haber recibido instrucciones claras.

La importancia de la comunicación

Otro informe, realizado por ‘The Economist’, destaca las consecuencias que, según los empleados, una comunicación deficiente puede acarrear para una organización:

  • Mayores niveles de estrés (52%).
  • Fracaso de los proyectos (44%).
  • Perder de vista los objetivos (31%).
  • Obstaculizar la innovación (20%).
  • Pérdida de nuevas oportunidades (18%).

Está claro, por tanto, que para quien quiera embarcarse en una aventura empresarial es necesario aprender el arte de la comunicación. Ya sea para la fidelización de los clientes, la relación con la estructura interna o el desarrollo de la conciencia de marca, saber enviar mensajes claros y sencillos e interactuar correctamente con todos los involucrados en la realidad de la empresa significa contar con un liderazgo eficaz.

De hecho, los líderes con buenas habilidades de comunicación son mejores en la tutoría, la resolución de problemas y la gestión de proyectos. Por otro lado, la buena comunicación mejora el compromiso, alinea a los empleados con los objetivos estratégicos, genera confianza y fomenta la transparencia. Todo esto influye en la creación de una cultura colaborativa, inclusiva y accesible.

Si la capacidad de relacionarse es generalmente un talento innato, la comunicación corporativa es el resultado de minuciosos estudios y tácticas que tienen un fin muy concreto. La habilidad personal puede ser una ventaja, pero no es suficiente dentro de una empresa. No obstante, un emprendedor con pocas habilidades blandas innatas relacionadas con la comunicación puede llenar este vacío con la práctica.

A quién se dirige la comunicación

Antes de profundizar en las estrategias que puede adoptar un emprendedor para implementar una comunicación efectiva, es importante definir sus destinatarios. En general, estos se dividen en externos e internos y se agrupan en cuatro categorías:

  • Clientes. El objetivo de la comunicación hacia los clientes no es solo vender, sino dar una imagen de confianza y calidad, ofreciendo apoyo no solo durante el acercamiento y el proceso de compra, sino también después, a través del servicio de atención al cliente. Un emprendedor capaz entiende que se requiere un enfoque particular para este tipo de audiencia, llamado comunicación de marketing (o producto).
  • Socios e inversores. Los socios y accionistas necesitan una comunicación profesional y específica, denominada económico-financiera, capaz de definir la identidad corporativa y fijar el objetivo de encontrar recursos e ilustrar su uso dentro de la empresa.
  • Empleados. Un buen emprendedor sabe que, sin una estructura sólida, su empresa tendrá dificultades para desarrollarse y tener éxito. Por ello es fundamental implementar estrategias de comunicación interna, específicamente hacia los empleados, quienes así podrán interiorizar la cultura corporativa y motivarse a seguirla.
  • Instituciones y medios de comunicación. Una empresa que funciona prepara y utiliza todas las herramientas posibles para lograr una comunicación institucional idónea, que tiene como objetivo promover la imagen corporativa y legitimar su misión.

Cómo mejorar la comunicación

Existen muchas herramientas para implementar una estrategia de comunicación ideal, tanto para los componentes externos como internos. Para los externos, como clientes e instituciones, la comunicación se puede encargar a departamentos específicos como el de marketing y relaciones públicas y al financiero para los socios e inversores.

Eso sí, todo debe ofrecer una visión coherente. En cambio, para lograr una comunicación interna eficaz, un emprendedor, más allá del trabajo de RRHH, debe seguir cuatro pilares clave. La comunicación debe ser sincera, personal, específica y abierta.

Comunicarse con los empleados requiere empatía que es la capacidad de comprender el estado de ánimo y las emociones del interlocutor. Esto pasa por fortalecer la capacidad de escucha activa que, concretamente, debe manifestarse en la disposición a reunirse individualmente con los empleados, tratando siempre los temas sobre la mesa de manera abierta y sincera, sin divagar. El emprendedor debe ser claro, coherente y creíble.

La principal herramienta práctica para una buena comunicación empresarial es sin duda el feedback, un requisito casi obligatorio, sobre todo tratándose de las nuevas generaciones, que necesitan ver reconocido o corregido su trabajo en una constante tensión hacia la superación profesional y personal.

En resumen, para comunicarse con los empleados (y no solo) es necesario:

  • Manifestar empatía.
  • Prestar atención.
  • Querer hacerse entender.
  • Ser presentes.
  • Suspender todo juicio.
  • Estar abiertos a nuevas perspectivas.
  • Estar atentos a la comunicación no verbal.

Si eres de capaz de alcanzar estas habilidades de comunicación, tu emprendimiento estará, sin duda, mucho más cerca del éxito.

 

 

Leave a comment

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.